miércoles, 13 de enero de 2010

La Bendición de mi familia (Salvacion por medio de la enfermedad)

Hola hermanos míos en este día, deseo compartirles un poco de mi testimonio familiar, mi nombre es Marcelo Zúniga Larios, tengo 20 años, Dios me regalo en esta vida dos grandiosos Padres y muchas hermanas y hermanos, pero hoy les contare la historia de la familia que compartía un mismo techo, que vivió una bendición especial en sus vidas y que el día de hoy somos testimonio de ella para la gloria de Dios.

Hace más de 6 años, en mi familia nadie conocía de Dios y ninguno parecía interesado en hacerlo, cada uno viva por si lado, distanciados uno del otro, pero Dios ya había puesto sus ojos en esa familia, escogió una manera tan humana para unirnos que muchos le reprocharían a Dios por ella, mi padre era un hombre ya mayor, comenzó olvidar muchas cosas, nos preguntaba mucho por cosas sencillas como: cambiar las baterías del control remoto o la cámara, en el 2001 mi padre sufrió la enfermedad de Alzheimer, es una enfermedad que mata las neuronas del cerebro y te vuelve como un niño, comienzas a olvidar todo poco a poco hasta que esta te consume por completo. La noticia fue un impacto por completo para todos, pues por nuestra mente pasaba como perderíamos a nuestro a papa, cuánto dolor y sufrimiento sentiría y como él nos iba olvidar.

Todavía recuerdo que todos los días nos levantábamos muy preocupados preguntándonos donde estaba, porque al inicio de su enfermedad era como un niño, y se desaparecía por toda la casa o incluso se salía y salíamos corriendo detrás de él, como sus papas. Sacrificábamos cosas para estar con él cuidándolo; salidas, trabajo, ministerio, amigos, estudios.

Fue en ese momento que sentimos la necesidad de algo mas en nuestra vida que llenara ese vacío de nuestro papa, Dios comenzó a llamarnos a cada uno; mi mama comenzó a ir bastante a Eucaristía, mientras mi hermana y yo participábamos en un grupo juvenil cristiano. Aceptamos al Señor en nuestra vida, sin embargo las cosas no cambiaban para bien sino que mi papa empeoraba hasta que paso a estar en una situación más crítica.

Al paso del tiempo con su enfermedad fue empeorando, ya no podía comer por sí solo y tampoco podía hacer sus necesidades o bañarse, así que nos toco a nosotros ayudarlo a comer y realizar aseo personal, no fue fácil para ninguno, habían momentos en los que nos desesperábamos, perdíamos la paciencia y gritábamos, lo increíble, es que el solo nos miraba con amor y sonreía, uno de los momentos más impactantes para mí, fue en una ocasión que lo estábamos bañando, estaba súper inquieto y le gritamos!! Y él respondió con unas palabras que aún me quedan en el corazón “Se que no es fácil esto para ustedes, pero les agradezco lo que hacen por mi”, no solo por ya era en una época que no podía hablar, sino por la palabras que logro unir, en ese momento quedo claro para mi hermana y a mí, que era Cristo quien nos hablaba por medio de Él.

Así mi mama, hermana y yo platicábamos mucho mas, comenzamos a descubrir a Jesús de una forma humilde y aceptarlo mas y mas en nuestro corazón, ya ese sacrificio de antes no era sacrificio, era un gozo de poder estar con él, pues nuestra completa atención estaba con él, mientras más tiempo pasaba, mas se unía la familia, mas cambiábamos cada uno, mi mama asistía a Eucaristía, mi hermana y yo leíamos la biblia y compartíamos las enseñanzas, alegría habitaba en nuestro hogar, Apocalipsis 3; 19 porque Dios ya estaba en nuestro hogar, le abrimos las puertas, lo aceptamos, lo abrazamos así como vino: enfermo, hambriento y desnudo, pero su palabra es Fiel pues la salvación ha llegado a este hogar para la gloria de Dios.

El Señor nos enseño mucho por medio de él, a aumentar nuestra Fe, recuerdo cuando él no podía caminar mas, y se caía, para una persona de esa edad, caerse es fatal y dolor que causaba verlo, era una verdadera prueba de Fe para todos, pues mientras muchos dudaban de que Dios manifestaba su bendición a través de él, nosotros permanecíamos fiel a él, a cuidarlo con todas nuestras fuerzas y posibilidades, entregárselo en nuestras oraciones para que Dios se lo llevara a su lado.

Hasta que en Junio del 2009, el Señor llamo a mi padre para darle su descanso y liberarlo de su dolor y enfermedad, pues su propósito con él en nuestra familia se había cumplido, nuestra familia fue restaurada y unida por medio de él, nos enseño a amarnos e interesarnos los unos por los otros, a confiar plenamente en el Señor y en que El tiene un plan maravilloso para todos. A ser verdaderamente felices, muchos me preguntan si recuerdo más a mi padre como el hombre que era antes de su enfermedad, la increíble es que no, recuerdo la familia nueva que Dios me regalo.

Hermano yo conocí a Dios por medio de mi Padre y se complace mi corazón saber que no te rechacé Señor en esos momentos difíciles, porque me enseñaste bien a valorar lo importante de la vida, a poner mi mirada en la cosas de arriba y no en la terrenales, en mi Familia, en mi relación contigo y a mi padre le regalaste la virtud de conocerte.

Yo tengo la certeza en mi corazón de que mi padre acepto a Cristo en su corazón en la enfermedad, pues Dios eligió una enfermedad tan increíble y dura para un hombre que no creía en El, que no creía en su palabra o su existencia, para demostrársela, pues mi papa tuvo a Jesús ocupándose de él en toda su enfermedad; lo ayudo a comer, a lavarse, lo ayudo a levantarse de sus caídas, le sanaba sus heridas, oraba por él, caminaba con él, lo cargaba cuando no podía caminar mas, lo abrazaba y nunca lo dejo solo.

La gente dice que las personas que sufren Alzheimer olvidan a su familia por completo, para la gloria de Dios mi padre nunca olvido nuestros nombres, y los mencionaba siempre que estábamos con El, siempre nos reconoció. Gracias Dios por unir mi familia, por acercar nuestros corazones, no te reprocho, ni reclamo nada, pues estoy en deuda contigo por salvar a mi familia no me queda más que agradecerte, compartiendo a otros la bendición que has hecho en nosotros.

Si el Señor ha tocado la puerta de tu hogar, si en tus oraciones tu le has pedido a Dios que sane tu familia, que la transforme, hoy te invito que le abras las puertas de tu hogar y aceptes de corazón la forma que ha tomado Cristo en tu familia para salvarla y unirla. Escucha su voz y síguela.

Ayúdanos a Crecer.

Si deseas compartir tu testimonio, historias, mensajes o reflexiones para que sean publicadas en “El Mejor Compartir”, solo tienes que enviarla por correo a esta dirección: Comparte con nosotros

5 comentarios:

Marcos dijo...

Hola hermano Dios te bendiga, de verdad que es un testimonio muy hermoso y me alegro mucho por que sean felices. hoy dia hay muchos problemas en cada familia y en cualquier lugar pero jesus siempre llama a la puerta de nuestro corazon y debemos abrirle para que viva con nosotros y verdaderamente seremos felices. sigue adelante

Marcelo Zúniga dijo...

Muchas gracias por tu comentarios Marcos, y siempre le damos gracias a Dios por estar recibiendo testimonios preciosos que nos comparten el amor y plan maravilloso que tiene Dios con cada uno de nosotros y nuestra familia. Dios te bendiga hermano y te invito a compartir

Anónimo dijo...

Dios te béndiga por el trabajo q estas realizando por llevar almas a los pies de Jesucristo. Tu testimonio es una muestra de como Dios utiliza sus medios para unir a la familia y a la vez darnos fortaleza cuando alguien de la familia debe de dejar a este mundo. Recordando que él dice sólo estaremos por un tiempo en la tierra. Gloria a Dios por sus maravillas.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por compartir tu testimonio muy bonito como dios se manifiesta en nosotros, me hiciste llorar por que mi propia familia esta muy desunida, y le ruego a mi señor que esta en el cielo que me ayude a unirla y se acerquen a el. Que dios los siga llenando de muchas bendiones a tu familia.

Anónimo dijo...

Marcelo mi corazón se regocija al leer éste testimonio de fe, conversión y amor.
Sabes no creo en las coincidencias sino en las diocidencias y ahorita mismo al leer tu testimonio se acaba de realizar una más porque no estaba buscando esto pero por algo mi Dios quizo que lo leyera mi madre de 83 años apenas empieza con ésta enfermedad. Gracias por compartir Dios te bendiga abundantemente y recompence al ciento por uno junto a tu familia.!!!

Publicar un comentario en la entrada

 

El Mejor Compartir. Copyright 2008 All Rights Reserved