jueves, 1 de julio de 2010

Reflexión: Siempre estoy a tu lado

Les comparto dos preciosas reflexiones, para recordarles que nunca estamos solos en nuestra vida y que Dios no ignora nuestro dolor o cansancio que muchas ocasiones sentimos por llevar nuestras cruces, El está muy pendiente de nosotros, ayudándonos y sosteniéndonos en todo ese largo camino. Mateo 11: 28-30, Dios solo permite el dolor y las pruebas en nosotros para que pueda moldear nuestro corazón más hacia El.



Las Huellas 

Una noche en sueños vi que con Jesús caminaba junto a la orilla del mar bajo una luna plateada.
Soné que veía en los cielos mi vida representada en una serie de escenas que en silencio contemplaba.

Dos pares de firmes huellas en la arena iban quedando mientras con Jesús andaba como amigos conversando. Miraba atento esas huellas reflejadas en el cielo,pero algo extraño observe y sentí gran desconsuelo.

Observe que algunas veces al reparar en las huellas, en vez de ver los dos pares veía solo un par de ellas.
Y observaba también yo que aquel solo par de huellas se advertían mayormente en mis noches sin estrellas,
en las horas de mi vida llenas de angustia y tristeza,.Cuando el alma necesita más consuelo y fortaleza.

Pregunte triste a Jesús: Señor, ¿Tú no has prometido que en mis horas de aflicción siempre andarías conmigo? Pero noto con tristeza que en medio de mis querellas cuando más siento el sufrir veo solo un par de huellas.

¿Donde están las otras dos que indican tu compañía, cuando la tormenta azota sin piedad la vida mía?
Y Jesús me contesto con ternura y comprensión: Escucha bien hijo mío, comprendo tu confusión
siempre te ame y te amare y en tus horas de dolor siempre a tu lado estaré. para mostrarte mi amor.

Más si ves solo dos huellas en la arena al caminar y no ves las otras dos que se debieran notar,
es que en tu hora afligida, cuando flaquean tus pasos, no hay huellas de tus pisadas...porque te llevo en mis brazos.

Mi Cruz

Un joven, ya no daba más con sus problemas. Cayo de rodillas, orando,
"Señor, no puedo seguir. Mi cruz es demasiado pesada".

El señor, como siempre, acudió y le contesto,

"Hijo mío, si no puedes llevar el peso de tu cruz, guárdala dentro de esa habitación.
Después, abre esa otra puerta y escoge la cruz que tú quieras".

El joven suspiro aliviado. "Gracias, Señor" dijo, e hizo lo que le había dicho.

Al entrar, vio muchas cruces, algunas tan grandes que no les podía ver la parte de arriba.
Después, vio una pequeña cruz apoyada en un extremo de la pared.

"Señor", susurro, "quisiera esa que esta allá".

Y el Señor contesto,

"Hijo mío, esa es la cruz que acabas de dejar".

Cuando los problemas de la vida nos parecen abrumadores, siempre es útil mirar a nuestro alrededor y ver las cosas con las que se enfrentan los demás.

Veras que debes considerarte más afortunado de lo que te imaginas.

TU CRUZ

Cualquiera que sea tu cruz, cualquiera que sea tu dolor,
siempre brillara el sol después de la lluvia.

Dice el Señor Jesús:

Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os hare descansar.

Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón; y hallareis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga. Mateo 11: 28-30

"La Cruz, es el costo de tu perdón"

El cristiano que ama la cruz encuentra que aun las cosas más amargas que vienen a su vida son dulces. Madame Guion

Ayúdanos a Crecer. Si deseas compartir tu testimonio, historias, mensajes o reflexiones para que sean publicadas en “El Mejor Compartir”, solo tienes que enviarla por correo a esta dirección: Comparte con nosotros

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

El Mejor Compartir. Copyright 2008 All Rights Reserved