domingo, 29 de agosto de 2010

En esto pensad lideres!

Su vida de hoy es el resultado de su pensamiento de ayer. Su vida mañana estará determinada por lo que piense hoy. “Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que se excelente o merezca elogio.” Filipenses 4.8.


Considero a Filipenses 4.8 uno de los más importantes versículos en la Biblia. Lo que ocupa su mente y lo que usted piensa significa más que cualquier otra cosa en la vida. Su vida de pensamiento determinará cuánto gana, dónde vive, y en qué se transformará en la vida.

Durante un período de preguntas y respuestas en una reciente Conferencia Ministerial, un pastor dijo: “Pienso que puedo construir una iglesia de un promedio de 200 personas. ¿Usted que piensa?

Dije, “Estoy de acuerdo: puede construir una de ese tamaño”. Otro pastor, sin levantar la mano, expresó: “Pienso que puedo construir una iglesia de hasta 500. ¿Usted que piensa?

Contesté, “Estoy de acuerdo: puede construir una de ese tamaño”.

El primer pastor se puso en pie y dijo: “Eso no parece justo. ¿Por qué piensa que él puede construir una iglesia más grande que yo, cuando no conoce ni siquiera nuestras habilidades y talentos?”

Mi respuesta al pastor que protestaba fue, “No importa cual de los dos tiene una habilidad mayor. Lo que determina el éxito en el crecimiento de su iglesia más que otro ingrediente es lo que usted piensa que puede hacer. Si piensa que puede, puede. Si piensa que es, es.

Nunca hubo palabras tan ciertas como aquellas del proverbio: “Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él” (Proverbios 23.7).

Todos hemos escuchado el comentario acerca de un hombre que tiene falta de tacto en su conversación.

“Dice lo que piensa”. Ese comentario podría hacerse sobre cualquiera de nosotros. Aunque no salga instantáneamente como reacción inicial, tarde o temprano si continuamos pensando acerca de algo saldrá a la luz. Lo que entra en nuestra mente y ocupa nuestro proceso de pensamiento en algún lugar, en algún momento saldrá de nuestra boca.

Mi padre es un ejemplo de la declaración precedente. Él ha sido líder exitoso de la iglesia a través de toda su vida adulta, como pastor, superintendente de distrito, y durante muchos años como presidente de la Universidad Bíblica de Circleville.

Una de las razones de su éxito ha sido su habilidad para estudiar y concentrarse en los temas relacionados a la iglesia. Dado que esta área específica ha ocupado su proceso de pensamiento durante varias décadas, abre su boca, y de ella salen inmediatamente principios de crecimiento de la iglesia. Se ha transformado en lo que piensa.

Se ha dicho, “ten cuidado de lo que permites entrar en tu corazón, porque seguramente lo recibirás”. Ten cuidado con lo que ocupa tu mente, porque determinará en gran manera lo que llegarás a ser mañana.

Gran parte de mi consejería con las personas está centrada en el deseo de hacer cambios en sus vidas. Comparto con ellos una fórmula simple de dos pasos que ayudará a cada persona a ser diferente.

En primer lugar les pido que lean 2 Corintios 5.17: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron, he aquí son todas hechas nuevas”. El nuevo nacimiento que dice Jesús que todos debemos experimentar para tener la seguridad de ir a l cielo no solamente determina nuestro destino eterno, sino que también cambia nuestra vida en este momento.

El perdón de los pecados quita muchos dolores del corazón y quita toda la culpa del pasado. El amor, gozo y paz que Jesús da cuando uno se transforma en su hijo, sin ninguna duda hará un cambio en la vida de cualquier individuo.

Pero conozco muchos cristianos que todavía necesitan transiciones radicales en sus hogares y vidas diarias.

El segundo paso para transformarse en la persona que quiere ser es cambiar su vida de pensamiento. Puede literalmente cambiar su vida al comenzar a tener pensamientos diferentes. Si desea una “limpieza de primavera” en su mente, le sugiero que controle las siguientes áreas:

1. ¿En qué tipo de medio ambiente vive usted?
Cada uno de nosotros es producto del medio que nos rodea. No es un accidente que las personas que tienden a ser negativas frecuentemente se encuentran en el mismo ambiente. Dos personas pueden vivir en el mismo pueblo, estar bajo la misma ley, tener los mismos privilegios y sin embargo, resultar drásticamente diferentes en sus valores, prioridades y estilos de vida.

¿Por qué? Porque su medio ambiente, especialmente el hogar, fue drásticamente diferente el uno del otro. Sus pensamientos reflejan lo que su medio ambiente les ha dado.

2. ¿En que ocupa su tiempo libre?

El modo en que utilice el tiempo que le pertenece, determinará grandemente lo que usted piense. No hay duda sobre esto: Satanás trae las tentaciones más grandes a las personas que tienen tiempo disponible.

Lleva disciplina del carácter y metas apropiadas poder manejar con corrección las horas extras que tiene un individuo en nuestra sociedad.

Mis padres estaban muy preocupados cuando éramos chicos en ver cómo utilizábamos el tiempo mientras crecíamos. Cuidaban especialmente que mi hermano, mi hermana y yo tuviéramos muchos juegos en casa así nuestros amigos podían venir.

Esto les permitía observar nuestras actividades y relaciones. Siempre les estaré en deuda por animarme a leer la Biblia y buen material cristiano durante media hora todos los días. Entendían la importancia de llenar nuestro tiempo libre con herramientas que nos ayudarían a pensar correctamente.

3. ¿Quiénes son sus amigos más cercanos?
Las personas con las cuales se asocia determinarán grandemente la forma en que usted piense. Uno de los valores positivos de asistir a la iglesia es que los cristianos reciben aliento de otros creyentes. Es posible conocer las características de una persona al conocer a sus amigos. La presión de los pares con frecuencia es la más grande influencia sobre la vida de un individuo. Además de poder cambiar su vida al cambiar su pensamiento.

Puede cambiar su pensamiento al cambiar su medio ambiente, el uso de su tiempo libre y sus asociaciones. Utilice Filipenses 4.8 como la guía para aplicar en su vida de pensamiento. Intente por todos los medios que sea su estándar para elegir sus amigos, llenar su tiempo libre, y cambiar lo que lo rodea.

Tomado del libro: Prepara tu mañana de éxito.
Editorial: Peniel

Ayúdanos a Crecer. Si deseas compartir tu testimonio, historias, mensajes o reflexiones para que sean publicadas en “El Mejor Compartir”, solo tienes que enviarla por correo a esta dirección: Comparte con nosotros

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

El Mejor Compartir. Copyright 2008 All Rights Reserved