domingo, 11 de septiembre de 2011

Testimonio: Dios el Padre que siempre soñé.

Autor: Teresita Cocom Briceño 

Hola a todos, Dios les bendiga. Mi nombre es Teresita del Rosario Cocom Briceño, tengo 22 años, soy la menor de 9 hermanos (familia numerosa). Nací en Tekax, Yucatán, México, provengo de una familia de situación economía humilde, con muchas heridas. Mi infancia fue linda porque era una niña muy inocente que veía lo hermoso de la naturaleza, a pesar de las peleas de mis padres reclamándose por los errores del pasado, había algo que me daba esperanzas de vivir hasta que empecé a decepcionarme de la gente al ver que me trataban mal y me lastimaban, no comprendía por qué, mucho tiempo me sentí rechazada, incluso llegue a pensar que era adoptada y que un día mis verdaderos padres vendrían por mí.
 

Buscaba que los demás me aceptaran, quería tener amigos pues como la menor no contaba mucho con la atención de mis hermas pues ya eran adolescentes así que jugaba con mis mascotas, siempre fui muy frágil y lloraba por todo. Bueno cuando tenía como 11 años el mayor de mis hermanos comenzó a traer música cristiana a la casa (por tradición éramos católicos) y me llamo la atención y las cantaba creo que al principio solo lo hacía nada mas, pero con el paso del tiempo sentía como esa melodía me daban esperanza y hablaban de un Dios que quería conocer y en mis tiempos de pubertad eran como escapada para no pensar en mis problemas de búsqueda de identidad. 

Mi hermano fue mi consejero (casi como un padre) me contaba todo lo que aprendía de Dios y así me empecé a acercar pero no le gusto mucho a mi madre pues ella consideraba que hay que seguir la religión que tus padres tienen o si no se atribuye a traición, así pasaron varios años ya saben "Dios llamando a nuestra puerta y nosotros indecisos de abrirle" fue hasta los 17 que de verdad empecé a buscar a Dios (aunque el siempre estuvo a mi lado) oraba para que el me mostrara el camino a seguir, la carrera profesional que debería estudiar. Estudie la universidad en mi ciudad natal, fue una decisión difícil pues la mayor parte de mis amigos se fueron a otras ciudades a estudiar y yo en parte me quede por qué no tenía el suficiente recurso para hacer los mismo, pero ahora comprendo que eso fue parte del propósito de Dios pues me fui alejando del entorno de siempre, me aleje de mi entorno, mis amigos y creo que cuando pasa eso tendemos a cercarnos más Dios pues él nunca se va, en esos años fueron cambiando mi forma de pensar, y de ser e incluso mi apariencia pues empecé a tomar en cuenta lo que a Dios le agrada y no solo por quedar bien. 

De ahí empecé a ver programación cristiana, predicas, me costó mucho pero decidí entregar mu vida a Dios, aunque no asistía a una iglesia cristina, repetía la oración de fe que escuchaba desde la tv. Mi lugar de oración era mi baño, no sabía cómo orar, solo me postraba y le decía a Dios que quería cambiar y tener relación con El, El fue esa luz que iba aparatando las tinieblas del temor y la confusión.

Esta decisión trajo ciertos problemas con mi madre pues como dije no estaba de acuerdo y pensó que me volví una rebelde al principio yo la enfrentaba y siempre las cosas terminaban mal, luego aprendí que esa la forma y que a Dios no le agradaba las gente contenciosa. Sufrí rechazo y menosprecio y me dolía mucho y a veces no comprendía, pero luego fue comprendiendo que también Jesús sufrió lo mismo, en parte comprendía a mi familia pues ellos habían visto tanta falsedad e hipocresía y pensaba que era fanática, bueno les cuento Dios me bendijo grandemente, pude terminar la carrera de técnico universitario en contaduría con el mejor promedio de la generación, salí de la casa para hacer mis prácticas profesionales en la capital del estado (Mérida). 

Eso fue en el 2008 "el año de los nuevo comienzos" eso lo escuche de la historia de RUTH y empecé a vivir en otro lugar y el Padre puso ángeles, yo no tenía parientes en ese lugar pero una familia me brindo un cuarto donde vivir, obtuve empleo en la empresa donde realice mis practicas aunque empecé como recepcionista allí comprendí que Dios tiene un tiempo para todo y que sabe darnos lo que necesitamos y no lo que queremos.

Bueno, en ese año mi familia se dividió por un pleito entre mi madre y una de mis hermanas, el ambiente era difícil y aunque no los veía tan seguido y me afecto y clamaba a Dios pues fueron es esos momentos que aprendí que a pesar de la soledad, los problemas seguían allí y que tenía que tener fe, seguir peleando, que no era en vano. 

Empecé a escribir, tenía como un diario donde escribirá poemas sobre dios, citas bíblicas que leí por las mañanas antes de ir al trabajo, quise seguir estudiando pero no se pudo, lo cual me hizo comprender que primero tenía que fortalecerme en Cristo empecé a orar para buscar una iglesia para congregarme (eso tardo como un año) no puedo olvidar cuando el 21 de marzo de 2009 en congreso de jóvenes en el cual asistí con una amiga, me postre y le dije a Dios "aquí estoy, te doy mi vida y que todo lo que haga sea para ti" me postro y levante mis manos al cielo en eso vino creo que un pastor (no lo pude ver) y me dijo que no sabía lo que yo estaba haciendo pero que Dios sonreía cuando me veía, eso me quebró en llanto y aun salen lagrimas cuando lo recuerdo, ese pastor empezó a orar por mi decía que Dios me bendijera, que no dejara de soñar y que me fortaleciera para el ministerio que él me iba a dar.

Ese día marco la diferencia en mi vida como al mes, por medio de una amiga del trabajo encontré la iglesia en la cual asisto actualmente, allí he servido con los niños, los jóvenes, estoy estudiando la carrera (mi horario esta todo lleno) siempre tengo luchas pues todos estamos en el proceso es estos últimos meses mi vida ha cambiado mucho en todos los aspectos lo admito me tiendo a cargar, se que Dios está tratando las áreas de mi vida, más que nunca quiero escuchar su voz y que el Espíritu Santo sea quien me guie, en este día oro para dejando todo afán, herida del pasado, sueños y planes, quiero descansar en Cristo que se haga su voluntad, fortalecerme en el. Amo a Dios y quiero vivir de manera agradable a Él, se de bendición, reflejar su luz, activar la fe y no ceder ante el temor.

Para quienes lean esto, solo quiero decirles que Dios en verdad nos ama, el es nuestro padre, tiene un propósito para nuestras vidas, ábrele el corazón, confía en el, si te siente cansado descansa en El, si te sientes caer El te sustenta y nunca te va abandonar. 

Autor: Teresita Cocom Briceño
País: Mexico 

Ayúdanos a Crecer. Si deseas compartir tu testimonio, historias, mensajes o reflexiones para que sean publicadas en “El Mejor Compartir”, solo tienes que enviarla por correo a esta dirección: Comparte con nosotros

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

El Mejor Compartir. Copyright 2008 All Rights Reserved