miércoles, 11 de abril de 2012

La oración es escuchar en silencio

El silencio está lleno de vida y es una alabanza a Dios. El silencio es la fuente de inspiración, de reflexión y de concientización del ser. Cuando el silencio es absoluto, este pasa por varias facetas en las que contempla, ama, se asombra, admira y escucha en actitud de oración.

El Señor dijo a través del profeta Isaías: “Porque así dice Dios: por la conversión y la calma serás liberado, en el sosiego y la seguridad estará tu fuerza” (Isaías 30, 15)

La oración que se eleva para escuchar a Dios en el silencio es el encuentro entre dos seres que se aman y se contemplan y admiran uno al otro, íntimamente cara a cara. Cuando se ora es más importante escuchar que hablar y pronunciar plegarias. Es necesario concentrarse y permanecer receptivo a lo que Dios nos quiere decir.

Marving Grawryn escribe: después de que nos hayamos dirigido al Padre y solicitado su consejo, debemos darnos un tiempo para inspirarnos, un tiempo para abrir nuestra mente y ser receptivos ante la respuesta del espíritu interior.

Encontramos imposible escuchar mientras hablamos. El profeta Elías hallo a Dios en la quietud. Lea el relato bíblico de 1 Reyes 19.

“El profeta Elías estaba escapando de sus enemigos, cuando oro a Dios para pedirle que lo rescatara. Sal y ponte de pie ante mí en la cima de la montaña, le dijo el Señor.

Luego el Señor pasó por allí y envió un viento impetuoso que separo las colinas de las rocas, pero el Señor no se encontraba en el viento. El viento dejo de soplar y entonces hubo un terremoto, pero el Señor no se encontraba en él. Luego del terremoto hubo un incendio pero tampoco estaba Dios en él. Después se escucho el suave susurro de una voz.

Cuando Elías lo escucho, se cubrió la cara con su manto porque comprendió que se encontraba en la presencia del Señor”

“El silencio es donde puedes escuchar la voz del Señor realmente” escribe Norman V Peale. Es una voz sosegada, una voz pequeña que no puedes escuchar en medio de la confusión. Sin duda no la puedes escuchar cuando tu mente está llena de ansiedad. No puedes percibir cual es su voluntad en medio del ruido.

Debes dejarte llevar por el silencio relajante y sereno de Dios todopoderoso, de modo que el pueda susúrrate y tú puedas escuchar y saber lo que te dice…y permite sacar de tu subconsciente los pensamientos que El desea que tu medites y la ideas que El desea que tu tengas.

Resulta sensato dedicar al menos cinco minutos de silencio todos los días para escuchar la voz de Dios. Crea un silencio constructivo. Dios no puede ser escuchado en el ruidoso mundo de hoy. Estar a solas con Dios en medio de un silencio colmado de oración es necesario para alcanzar la plenitud física y mental.

Bienvenido sea el silencio en procura de prestar atención interior.
Bienvenido sea el silencio que se logra al callar los pensamientos negativos.

Ayúdanos a Crecer. Si deseas compartir tu testimonio, historias, mensajes o reflexiones para que sean publicadas en “El Mejor Compartir”, solo tienes que enviarla por correo a esta dirección: Comparte con nosotros

1 comentarios:

Telaviv Yohanka dijo...

Dios Les Bendiga.
Esta Hermosa Reflexion De Veras A Tocado Mi Corazon Y Es Cierto Que En El Silencio Es Donde Tambien Podemos Escuchar La Voz De Dios. Ayer Mientras Hablaba Con Mi Senor Senti En Suavidad Que Sus Manos Acayaron Mi Voz Y Fue Hermoso Porque Su Voz Sublime Me Hablo Al Corazon. Gracias Por Estas Palabras De Aliento Practicare Mucho Mas A Menudo El Callar Cuando Estoy A Solas Con Mi Senor. Glorifico A Yeshua Hamashiaj Eternamente Porque Siga Haciendo Crecer Este Blog Y Esta Micion Tan Grande Para La Gloria Eterna De Nuestro Rey Y Dios, Amen Y Amen.

Publicar un comentario en la entrada

 

El Mejor Compartir. Copyright 2008 All Rights Reserved