lunes, 14 de enero de 2013

A total valor, total entrega

Jesucristo, un nombre que posee el más alto valor para una vida, pero se necesita la más entregada y sacrificada vida para encontrarlo. Muchos al encontrarlo deciden renunciar a todo por adquirir la nueva vida, pero otros desgraciadamente viven en el temor de renunciar a ciertas cosas que son necesarias abandonar para la nueva experiencia que han de encontrar en Cristo.

Es una pena que muchos se pongan a analizar lo que se tienen que dejar, sin pensar en las grandes y nuevas cosas que obtendrán al abandonarlas por Jesucristo. Todo lo que representa el más elevado valor, necesita ser conservado también con el más elevado sacrificio y devoción sin mirar lo que se ha de perder por retenerlo íntegramente.

El príncipe Emilio de Hesse Darmstadt, marchaba al frente de un grupo de diez soldados en medio de las nevadas montañas de Rusia, donde trataban de huir del hambre, frío y sueño en aquel interminable infierno blanco.

Al llegar la noche, encontraron las ruinas de una cabaña incendiada. El príncipe dijo: - Queridos hermanos, dejemos al cielo el cuidado de si hemos de amanecer de nuevo en la tierra o no -. En medio de la madrugada el príncipe se levantó sobresaltado, calentado y descansado, preguntándose dónde se encontraba. Recordó la fatigosa marcha, la nieve, el hambre, la miseria. Miró en torno a él, y no encontraba a nadie; Después se dio cuenta que había dormido bajo un montón de uniformes que reconoció ser de sus soldados, y al crecer la luz del día, vio la puerta obstruida con los cuerpos de aquellos nobles súbditos que habían sacrificado sus vidas por conservar lo que para ellos era su más valioso tesoro, su príncipe.

¿Cuántas cosas, serias capaz de dejar por obtener el más valioso tesoro? ¿Serias capaz de dar hasta tu propia vida? 

Este es el reto que todo cristiano debe vencer para lograr sus más apreciados ideales en Jesucristo. Solo lo lograremos al desechar las cosas que estorban el trabajo del alfarero cuando realiza su maravilloso trabajo con nuestras vidas. Si quieres encontrar la vida, debes perderla primero. Dejar que alumbre tu alma como una joya valiosa, es dejar muchas cosas que lo están impidiendo.

Si has sentido que esta vida la tienes perdida por alcanzar los grandes destello de las maravillas que ofrece Jesucristo, entonces has vencido el reto. Para lograr grandes cosa en Jesús no vivas por los bienes de esta vida porque tarde o más temprano los pedreras, pero cuando los des perdido por Jesucristo encontraras los que jamás terminarán. Si aun no lo has hecho pues te invito a que realices este grandioso reto de vida eterna de tan alto valor que demanda el más inmolado sacrificio.

Pasaje Bíblico: Mateo 13: 45-46.y al hallar la perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía y la compró.  

Oración: Señor, el mundo no encuentra la vida, es que aun no han reconocido las eternas bendiciones que ofreces cuando una vida lo deja todo por hallarte, permite entregar todo a ti y desechar aquellas cosas que pueden atarme a la vida en este mundo. Amén.

Pensamiento: Para el mundo la vida es vivirla para morir, para el cristiano es morir para vivirla.  

Ayúdanos a Crecer. Si deseas compartir tu testimonio, historias, mensajes o reflexiones para que sean publicadas en “El Mejor Compartir”, solo tienes que enviarla por correo a esta dirección: Comparte con nosotros

2 comentarios:

Anónimo dijo...

gwaw esto me sorprende DIOS les bendiiga es realmente maravilloso y quisiera que pusieran muchisimos versiculos del tema gracias

Anónimo dijo...

:) una pregunta ustedes son mormones??? o cristianos esq hay unos versiculos co nombres raros gracias

Publicar un comentario en la entrada

 

El Mejor Compartir. Copyright 2008 All Rights Reserved